Reflexión Imagen Header

Error message

  • Deprecated function: Methods with the same name as their class will not be constructors in a future version of PHP; nodequeue_queue has a deprecated constructor in include_once() (line 1100 of /home/u58319/domains/ariostootero.com/public_html/muralismo/includes/bootstrap.inc).
  • Deprecated function: Methods with the same name as their class will not be constructors in a future version of PHP; views_display has a deprecated constructor in require_once() (line 3080 of /home/u58319/domains/ariostootero.com/public_html/muralismo/includes/bootstrap.inc).
  • Deprecated function: Methods with the same name as their class will not be constructors in a future version of PHP; views_many_to_one_helper has a deprecated constructor in require_once() (line 113 of /home/u58319/domains/ariostootero.com/public_html/muralismo/sites/all/modules/ctools/ctools.module).

Ariosto otero y sus murales educativos. Nuevo muralismo, añeja aspiración.

Image: 
Body: 

Su obra, una buena sístesis de la historia de México en sus últimos tiempos. Enseñar y practicar el muralismo, para que no se olvide un aspecto arístico fundacional del Estado-nación surgido de la Revolución Mexicana es una provocación frente a la globalización y depredación de las culturas.

Palabras clave: Docencia, América Latina, globalización, culturas, modernidad, técnica, temática.

Hablar o escribir sobre muralismo hoy en día en México es una actitud temeraria. El reto es mayor cuando algunos se atreven a realizar murales. Por eso es importante escribir sobre la obra mural que Ariosto Otero realiza en la actualidad, consciente de que lucha contra la corriente.

Muralista por vocación, Ariosto Otero no se ha quedado encasillado en técnicas y problemas, por el contrario trabaja en la búsqueda de técnicas modernas en ese género plástico y se actualiza en la problemática que presenta.

Por si esto fuera poco, también se ha propuesto retomar la enseñanza del muralismo, en un momento en que las escuelas de arte en México no existe más esa materia. Su docencia rebasa las fronteras para llegar a la Universidad de la Plata en Argentina, donde también ha realizado sinnúmero de murales, además de los de México y otros paises de América latina.

Enseñar muralismo para que no se olvide un aspecto artístico fundacional del Estado-nación surgido de la Revolución Mexicana es una provocación frente a la globalización y depredación de las culturas. Ese muralismo al que se le ha asociado con la política y la literatura más que con el arte, considerándolo obsoleto, está demostrado hoy día, más que una vigencia, su vanguardismo frente a una serie de propuestas artísticas calificadas como transartísticas.
La importancia de un género plástico.

En ese afán por hacer perdurar técnicas como pintura, el grabado e incluso el performance y las instalaciones, y en este caso el muralismo, Ariosto ha enfocado sus energías a la conformación de asociaciones y uniones en pro de ese género plástico, "Desde el Rio Bravo hasta la tierra del fuego", según indica el lema de la Unión Latinoamericana de Muralistas y Creadores de Arte Monumental (ULMCAM), naciente asociación presidida por el mismo Ariosto.

Al igual que otros exponentes de esta corriente pictórica, Ariosto pintó sus primeros murales en lugares públicos, como escuelas y sedes sindicales, pero cada vez busca sitios más públicos, donde haya una mayor cantidad de espectadores, donde no sea necesario franquear una puerta para poder ver una obra artística. por ejemplo: el mercado Merced 2000, los amplios espacios al aire libre, en convivencia e integración con el que transita o con aquellos que acuden a un parque; la intención es que el muralismo forme parte de la vida cotidiana. Tal es el caso de sus murales en la delegación Magdalena Contreras del Distrito Federal.

Cemento Esgrafiado

Es necesario mencionar que Aristo Otero no se ha conformado con "pintar" murales. Su estilo y técnica han ido cambiando. No es lo mismo el mural que pintó en la escuela Secundaria de San Antonio Tecomitl, en Milpa Alta, titulado el Teutli, al que realizó en Mercado Merced 2000, muy cercano al Centro Histórico de la Ciudad de México. la diferencia estriba en la actualización del tema presentado.

Y es todavía mayor el contraste con los murales que ha realizado en diversos sitios de la ya mencionada delegación Magdalena Contreras, ¿En que estriba el cambio?: un cambio de técnica y de temática.

Técnicamente, Otero ha trabajado lo que llama cemento esgrafiado, una modalidad de la técnica que conoció en Argentina. En su temática ha ido incorporando problemas de la actualidad, como la globalización, la pobreza extrema, la corrupción, males de México y del mundo. Su intención: que el pueblo no pierda la memoria y recuerde la depredación de que es victima de su cotidianidad.

No olvida, sin embargo, los iconos, personajes, emblemas y símbolos de la historia de México que se ha venido plasmando tradicionalmente en los muraleas, porque asume que el muralismo nació como parte de un proyecto educativo, como parte integral de la educación, y que es necesario incorporar imágenes de los personajes relevantes de la historia, sobre todo en esta época de la depredación ideológica, donde los niños conocen más a Micky Mouse que al cura independentista, Miguel Hidalgo y Costilla.

Sin embargo, para estar acorde con la "modernidad", Otero ha incorporado a sus murales elementos de la vida cotidiana e incluso instrumentos de comunicación antiguos e históricos, a modo de collage, tal como lo hizo en sus dos últimos murales: El Viaje del Siglo XX y Los Dioses del Agua, realizados en cemento esgrafíado y situados en diversos espacios de la delegación Magdalena Contreras.

A través de ellos y devido a su especial ubicación (el antiguo pueblo Magdalena, cerca del bosque de "los dinamos") hace participes cotidianos al muralismo y la comunidad a la que están dirigidos. De esta manera, su público se amplia del elitista o estudioso de ese género plástico a aquellos que poco conocen acerca del arte y sus galerias.

El viaje del siglo XX (cuyo motivo central es un largo tren con múltiples pasajeros) lo ubicó en lo que había sido la estación del ferrocarril a Cuernavaca. Ahí "revivio" plásticamente el pasado inmediato para personificar" a ese ferrocarril mediante la historica Máquina 501, aquella que se hizo famosa en un corrido revolucionario.
En el ferrocarril del mural encontramos desde los anónimos soldados participes de la Revolución Mexicana y sus soldaduras, ubicados en los últimos vagones, hasta los personajes que han formado parte de la cultura popular mexicana, como el organillero, la vendedora de dulces.

En otro vagón, más actual, encontramos a actores y actrices del cine de la llamada época de oro, al igual que cantantes como Pedro Infante, Jorge Negrete, Antonio Aguilar, y cómicos como Cantinflas, pintores como Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco, a los que se suma el único estadista mexicano del siglo XX, según su autor, el ex presidente Lázaro Cárdenas. Un grupo de verdaderos forjadores del ser mexicano en su época recientemente pasada.

Dentro de esta nostalgia por el pasado reciente y los forjadores de una cultura hay una crítica a la que alude con letreros como "Tanta lucha para que", con la cual el pintor hace referencia al hecho de que después de tantos muertos la sociedad mexicana sigue en las mismas condiciones que lo llevaron a la luchar una revolución y, peor aún, Otero no olvida "el 68" (1968) fatidica fecha que recuerda a los mexicanos el asesinato de los jóvenes estudiantes y trabajadores que los acompañaban en aquel menorable mitin en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, arrasado por la metralla, mientras se organizaban las olimpiadas en México. Vaya, no olvida ni los asesinatos más recientes, como el de Aguas Blancas, que coloca al final de su mural.

El artista logra hacer una buena síntesis de la historia de México en sus últimos tiempos y utiliza el espacio de tal manera que atrae la atención del espectador hacia los personajes representados en los murales, pues no son fiel copia ni retratos.

Muralismo y vanguardia

Además de su crítica social, Otero ofrese una aportación plástica cuando anexa elemntos que en ciertos momentos fueron considerados extraplásticos, para hacer que el mural no se considere "antique" por el sólo hecho de recrear historias y porque el mecenas sea el Estado.

A este mural le añade como parte de su propio discurso histórico las antiguas vias del antiguo ferrocarril, la señal de CUIDADO CON EL TREN y una chimenea que de cuando en cuando expulsa humo, como si el tren estuviera vivo, en transito, a la espera de pasajeros que suban o bajen.

Esta parte, así como su iconografía, hace surgir un muralismo más vivo, y quiza más relacionado con su entorno, a diferencia de lo que suelen hacer "muralistas" que no lo son cuando pintan una simple pared sin planteamientos innovadores y sin concepto mural.

El otro mural de esta etapa se titula Los dioses del agua, con el cual el artista pretende que se haga conciencia del significado del agua para evitar su desperdicio. Se ubica en el muro exterior de la Oficina de Aguas de la Delegación Magdalena Contreras. En él se representa una enorme mujer, símbolo de la madre Naturaleza, más concretamente la madre agua. En su cuerpo tiene una serie de llaves, significando que de ella surge el vital liquido.

Para hacer más "real" el símbolo del agua, a manera de pintura mosaico le anexó azulejo del que se utiliza para baños (con dibujos que simulan gotitas de agua que escurren ) para enfatizar la referencia acuática. Los letreros, una constante en su obra, aluden con mayor precisión al mensaje del mural: "Agua que no has de beber, no la tires".

En síntesis, Ariosto Otero, además de mostrar el vanguardismo de sus murales, replantea una de las misiones de la obra mural: la educación tanto hacia la historia reciente como hacia mejores actitudes civicas.

Guillermina Guadarrama Peña
Investigadora del CENIDIAP

Powered by Drupal

Frase

“El muralismo es una conquista del espacio público a favor de las causas sociales”

Ariosto Otero