Reflexión Imagen Header

Error message

  • Deprecated function: Methods with the same name as their class will not be constructors in a future version of PHP; nodequeue_queue has a deprecated constructor in include_once() (line 1100 of /home/u58319/domains/ariostootero.com/public_html/muralismo/includes/bootstrap.inc).
  • Deprecated function: Methods with the same name as their class will not be constructors in a future version of PHP; views_display has a deprecated constructor in require_once() (line 3080 of /home/u58319/domains/ariostootero.com/public_html/muralismo/includes/bootstrap.inc).
  • Deprecated function: Methods with the same name as their class will not be constructors in a future version of PHP; views_many_to_one_helper has a deprecated constructor in require_once() (line 113 of /home/u58319/domains/ariostootero.com/public_html/muralismo/sites/all/modules/ctools/ctools.module).

Declaración del artista

Image: 
Body: 

Estamos en una nueva revolución de la cultura, las ideologías, la educación y la economía. El pensamiento universal del humanismo ante el monstruo depredador parece cada día más lejano. Iniciamos el  milenio y la humanidad se contempla  entre sí con desconcierto y dolor, no han bastado las guerras de dos mil años, ni el sacrificio de sus más grandes líderes, desde Jesucristo hasta nuestros días. Se podría decir que hemos perdido el santo grial, la ruta.

La historia nos contempla con temor, lo étnico nos confunde y separa cada día más. La palabra cultura se generaliza hacia todos los campos y con ella se distinguen hasta las máximas crueldades del ser humano, los creadores no se comprometen, el intelecto y el arte han codificado un dialogo donde solamente unos cuantos tienen la palabra sin compromiso y proponen más un comercio cultural que una verdadera conciencia de la cultura y la educación.

Nada es nuevo bajo el sol, aparte de las máquinas de guerra que inventan cada día las potencias para envilecer más a la humanidad no tenemos líderes,  no existen los guías y el caos nos persigue, las potencias siguen pensando en su capacidad bélica y con ello el mundo continuara a los pies de las grandes economías viendo su propia hambre y a los programas espaciales desplazarse hacia incomprendidos mundos mientras el nuestro se destruye.

Cuando los cadáveres de los pueblos a los que no se les ha permitido el desarrollo deambulen por las calles pisoteando la riqueza que poseen explotada por otros, nuevos campos de violencia llenarán nuestra mente y nuevas ofrendas de nuestra sangre alimentarán nuestra propia tierra. No somos el patio trasero de las potencias, no pertenecemos a la cultura del nopal, igual que cualquier país del planeta, el canto de nuestros pájaros se alegra con el mismo sol que a todos nos cobija. Tenemos todo, pero permitimos la explotación de nuestros recursos y nos dan trato de niños, nos procuran intrigas que nos separan como pueblos hermanos, cuando en realidad partimos de la misma raíz y de la misma esencia, pero que al no reiniciar la hermandad que propusieron nuestros héroes, sucumbiremos arrollados por nuestro separatismo perenne.

Siempre las revoluciones las proponen los pueblos de menores recursos y de más riqueza, aunque parezca incongruente, en este momento la proponen las potencias que pretenden borrar la identidad de los países llamados por ellos "del tercer mundo", que obviamente son los que tienen la materia prima para sostener las economías que manejan los poderosos.

Un mundo unificado es la propuesta neoliberal, pero yo me pregunto, ¿unificado en qué?, cuando a duras penas nos entendemos en nuestra lengua, a pesar de ser países inmensamente ricos somos los más pobres, a pesar de poseer una tradición histórica cultural, somos los más proclives a rechazar la permanencia como naciones independientes.

¿Cuál es el panorama real del hombre sobre el planeta? Vivimos en la manipulación de los grandes capitales, donde solo permanece el consumismo bajo el lema neoliberal globalizador, en donde el hombre puede perder su ruta y de esta manera entrar en el milenio de la oscuridad mutilado de cuajo en sus creencias asumiendo el invento del poderoso vecino.

Los grandes pensadores universales están en graves problemas, y aun las conciencias de los maestros de la escuela primaria, pues no saben que decirle a sus alumnos frente al suceso planetario y del futuro de sus vidas.

La primera guerra mundial se da por el reparto territorial de las grandes potencias, de paso, para imponer sus criterios a los demás países por la fuerza de las armas, en ello, la imposición de modas y costumbres que van conformando los intereses de los países supuestamente triunfadores de la contienda y que, al mismo tiempo extendieron sus influencias a través de la llamada civilización.

La segunda guerra mundial consolida la propuesta del reparto de los territorios y prepara el camino para la transculturización a través de las diferentes formas de intelecto y de las artes, nuevas corrientes musicales, nuevas formas de expresión en el arte, en el canto y arquitectura, preparándonos cada día más para el rechazo a lo nuestro, en sí, a la alimentación del malinchismo.

Producto de esta segunda contienda es la guerra fría que equilibra la balanza de dos potencias que se reparten el planeta, al término de esta, hace pocos años, se pusieron las bases para la total depredación, con el consentimiento de todos los bloques aliados y los organismos creados por los países participantes en el reparto.

Por el mundo caminan siglas y organismos que no han podido mitigar el hambre de los pueblos más explotados del planeta. Da la impresión de que entre ellas mismas no existe un acuerdo congruente en el reparto de la mínima dignidad para el ser humano.

La propuesta neoliberal que nos impone la globalización, nos obliga a la revolución cultural de nuestro territorio, hoy, inmerso en la duda que produce la perdida de valores e identidad.

El utopismo neoliberal ha logrado penetrar ampliamente en todas las capas sociales hasta hacerse una costumbre, tanto, que creemos que esto será la salvación. La magia de la publicidad es nuestra guía. Miremos a nuestro alrededor, ¿cual es el resultado en los últimos 15 años en toda la América latina?, fabricas cerradas, quiebras totales, el más alto índice de desempleo en la historia de la humanidad, violencia, desolación, hambre, y muchos mas productos otorgados por la dominación universal del neoliberalismo.

Y agreguemos un poco mas, perdida de identidad muy notoria, mas en nuestros jóvenes que ya no saben de donde son ni a que mundo pertenecen, causa dolor los altos índices de alcoholismo, drogadicción, la falta de recursos económicos y morales para superar los estudios, la violencia intrafamiliar y los diferentes males producto de la desesperación.

Se nos sigue diciendo que la globalización, la cibernética, la electrónica y los sistemas computacionales serán la salvación del planeta. La anticultura hace estragos en las mentes de nuestros hijos en todas las capas sociales, una deshumanización cotidiana es la formación universitaria y una venta maligna de héroes de caricatura es la esperanza de nuestra niñez.

La explotación del trabajo del hombre y de sus bienes terrenales para el pago de deudas. Vivimos a expensas de los movimientos económicos de los países mas poderosos que conducen al mundo con su incesante guadaña y vamos de tumbo en tumba como diría León Felipe, sin encontrar punto fijo.

Ante tan drástico y lamentable panorama, ¿cual es el camino a seguir?, propongo una gran revolución cultural que nos hermane en el continente, donde la capacidad intelectual, científica y artística, provea al hombre de un permanente interés en su medio de vida rodeado por las grandes riquezas que poseen nuestros mares y tierras, amparados por la esencia milenaria de los pueblos de nuestra América. Solo así podremos permanecer ante la arrasadora propuesta de la globalización que ahora se lleva a cabo con el cambio de gobierno en EUA. Ninguna esperanza debe tener nuestra América, no nos engañemos, a esa potencia nunca le hemos interesado ni le interesaremos.

Los grandes organismos que se están conformando en lo civil, los agrupamientos humanistas y las propuestas de los hombres de historia que la escriben, y que la hacen, aunado al pensamiento de las artes, serán la única defensa de nuestro territorio. En esta propuesta deben entrar ampliamente los creadores de arte en todos los campos, no para seguir siendo el resguardo de intereses personales protegidos por la presea histórica, si no para servir a la humanidad.

Esta es una propuesta no para permanecer en el encierro del recinto, si no para tomar parte activa desde aquí, en la problemática que vive el país y el continente.

Propongo ante el proceso neoliberal un cambio de rumbo que nos exige autodefensa. La capacidad y sabiduría de artistas e intelectuales que no son del mercado globalizador al servicio de la humanidad, sin temores al intelectualismo soberbio y egocéntrico que nos agobia, sin rencores y sin envidias.

Los invito a que firmemos un nuevo pacto, hagamos de nuestra América el mas grande sueño de nuestros héroes, cada uno de nosotros desde nuestra posición y al comienzo de este milenio debemos luchar por la permanencia del humanismo,  iniciemos el camino de la hermandad, el mas esperanzador, el de la cultura y dentro de ella nuestra herencia del siglo XX, el muralismo a través del cual la obra cumple una función social, didáctica y arquitectónica de integración plástica donde el espectador sin distingo de clase posee la misma obra y encuentra el mensaje que lo conduce por los senderos del presente, pasado y futuro, recordando o viviendo caminos de libertad, heredados de nuestras culturas y visualizando de mejor manera un mundo con un aporte cultural y universal como es en este momento el pensamiento de muchos hermanos de diferentes latitudes de nuestra America que comparten nuestro sentimiento y en sus países desarrollan la obra mural siguiendo la tradición del muralismo mexicano.

El muralismo es una expresión a través de la cual se crea conciencia en todos los campos y de el pueden surgir las propuestas para detener el nuevo holocausto. Los muralistas de hoy debemos tener en cuenta y con más fuerza, los sucesos que han transcurrido. La guerra fría se terminó, pero la agresión de la economía y la explotación del hombre por el hombre en un sombrío método que esta creando el nuevo esclavismo.

Se habla del modernismo o del postmodernismo, el único post o modernismo que hemos alcanzado es el de las variadas formas de autodestrucción, el muralismo es lo contrario, propone el cese de las armas, no a la violencia y una guerra total contra el hambre y la humillación al ser humano, contra los crímenes de lesa humanidad, contra la destrucción de la ecología y contra la manipulación de todos los medios de comunicación. 

Cuando se habla de muralismo, piensan algunos que es un arte arcaico sin contenido para el hombre moderno lo cual es el error de las generaciones que hoy vienen siendo manipuladas por el permanente autoelogio de los genios. El figurativismo o el realismo del muralismo es la esencia del hombre de hoy y del futuro puesto que el hambre del ser humano no es una abstracción y solo el muralismo puede demostrar cada día que desarrolla un nuevo realismo creando figuras propias de composición en un sentido espacial de movimiento y es el único arte visual con el cine que aporta un compromiso ideológico y filosófico conquistando los muros exteriores al servicio de las causas sociales y son los únicos del arte visual multitudinario de controversia pública y es el muralismo la gran película fija narrativa épica propiedad de la humanidad sin raza, partido o religión.

Quizá estemos creando el arte rupestre de este milenio.

Ariosto Otero

 

 

Powered by Drupal

Frase

“El muralismo es una conquista del espacio público a favor de las causas sociales”

Ariosto Otero